English Español

Antoni Flores

Business Models

Competir con (y contra) los países Asiáticos

30 agosto, 2010

¿Cómo competir con Asia, sin contar con Asia?

Contar con productos y servicios competitivos, es una de las principales razones de ser de las empresas, en ello destinan importantes esfuerzos humanos y económicos. No obstante, es patente la falta de competitividad de la mayoría de productos de consumos fabricados en Europa frente a los asiáticos (empezamos a ver la repetición de este hecho con los servicios).

A los empresarios del “viejo mundo” ya no les quedan más recursos de competitividad; incluso aquellos muy drásticos como los recortes de plantilla, la reducción de costes y beneficios no aportan los resultados esperados. Por el contrario, incluso en épocas de recesión, los países asiáticos siguen creciendo por encima de la media. Sus datos macroeconómicos no dejan de sorprendernos…y atemorizarnos.

Paradójicamente una de las pocas herramientas que funcionan para competir contra Asia, es contar con ella misma; parece que el camino hacia la competitividad sea producir y desarrollar en Asia potenciándoles el círculo virtuoso que han creado. Los resultados, no por competitivos dejan de ser efímeros, con la consecuencia de “ponernos en manos de nuestro enemigo”, alimentándoles de recursos financieros, técnicos y de valiosísima información comercial y logística.

Los asiáticos han evolucionado de ser proveedores mediocres pero económicos, a especialistas tecnológicos, con los mismos (o más) medios de que dispone occidente. Empezamos  a ver los primeros movimientos de multinacionales chinas, con valor de marca, que se instalan físicamente a producir en Europa.

¿Es la lucha por la competitividad una guerra perdida de antemano para los europeos?, ¿realmente es nuestra única salida centrarnos en los servicios, apostando por la innovación y el I+D?, ¿debemos por ello renunciar a nuestras fábricas?

Una de las soluciones adoptadas por empresas para seguir siendo competitivos, especialmente en Estados Unidos, ha sido la separación de la marca y la cartera de productos, de la gestión industrial. Esta iniciativa ha permitido a empresas de informática, electrónica, juguetes, etc. , experimentar un rápido aumento de su cartera comercial, con el consecuente aumento del beneficio económico. No obstante siguen deslocalizando sus producciones, socialmente ha arrastrado importantes secuelas; paro, cierre de fábricas, jubilaciones anticipadas, etc.

Economías reactivas como la Americana, han sido capaces de sobreponerse y remontar el gap productivo, gracias a su capacidad en identificar y generar nuevas oportunidades de forma proactiva, aunque les cueste recuperar el volumen industrial.  En otras menos reactivas como la europea, la recuperación del gap industrial  es tarea prácticamente imposible. ¿Existe alguna receta aplicable a Europa?

Implantar un cambio de “modelo de negocio interno” en lo que  se refiere a los aspectos productivos, separando la gestión comercial (marca y catálogo de producto / servicio)  de las unidades productivas, está  evidenciado su utilidad.

Ya hemos identificado que la separación de funciones permite la ampliación de la oferta comercial de las empresas, permitiéndoles centrarse en las respuestas necesarias del mercado; pero ¿Quién y cómo produce?

A la inversa de lo que ocurre en la actividad comercial, productivamente no pensar en un mercado concreto  posibilita focalizarse en la tecnología y aportar competitividad más allá del precio. La gestión industrial independientemente de la gestión de marca y mercado (actividad productiva) sin recurrir a la deslocalización, deberá ser uno de nuestros objetivos para aumentar nuestra capacidad; ello obligará a un esfuerzo de selección y concentración tecnológica.

Para reducir presión y corto plazo a la gestión productiva, deberemos contar con un tercer actor; el especialista en logística y distribución. Este posibilita la flexibilidad y especialización necesaria para competir en mercados globales, atender a las fluctuaciones de consumo y dar respuestas competitivas a series productivas de reducido volumen. Un ejemplo de ello es la gran repercusión y crecimiento que están teniendo compañías de venta de stocks como Privalia.

Esta repartición de roles, implica un cambio en el modelo de negocio interno: valorizar los intangibles y revalorizar de forma distinta los tangibles; esto nos obligará a redefinir la relación con los proveedores, el concepto de fidelidad de los unos con los otros  hasta llegar a un estadio que permita la total transparencia y la circulación de información  vital para el desarrollo de la actividad.

——————————————————

Antonio,
¡El 60% de la población mundial es asiática!
¡Hay más Antonios Flores y Josés Rebollos en Asia que en ninguna parte!
¿Verdad que no son unos incapaces?
Antonio,
¿Quieres que te sea objetivo? La eclosión de Asia no la para nadie.
¿Nadie?
¿Acaso “hay una aldea poblada por irreductibles… que resiste todavía …”?
No Antonio, desde mi punto de vista de Ingeniero Civil a Asia sólo la parará Asia.
Y si se para, será una gran desgracia para todos, por múltiples motivos.
En realidad se trata de un ganapierde al que Asia está jugando y nosotros (el resto del planeta) con ella. ¿O acaso le estamos empujando disimuladamente a ese precipicio?
Antonio,
Voy a explicarte la gran metáfora del bambú, una planta asiática monocarpiana.
¿Y eso que es?.
La  metáfora del bambú más extendida es que es una planta muy esbelta que se dobla con gran flexibilidad ante las grandes tormentas tropicales (las adversidades) y pasadas estas vuelve a enderezarse sin daños.
Pero hay otra realidad más trágica.
El bambú, como las pitas (una agavácea) que hay en nuestro clima mediterráneo, son plantas monocarpianas que sólo florecen una vez (mono = uno, en latín), extienden su semilla y después de hacerlo mueren, algo así como un canto de cisne.
Pero el bambú tiene una singularidad, es más fácil que se plante por esquejes que por sus semillas. Las semillas son muy difíciles de conseguir porque se obtienen una vez cada 100 años o más, al florecer la planta.
Entonces, ya tenemos miles de hectáreas de bosques de bambú, ecosistemas enteros, donde todos los bambús son clones de los vecinos. Incluso bambús que ves en los jardines de occidente, son clones de bambús asiáticos.
Muy curiosamente, los bambús clones, florecen simultáneamente estén donde estén y por lógica todos mueren simultáneamente.
Esa es la gran tragedia y la gran metáfora, que todos los bambús clónicos desaparecen simultáneamente.
En realidad el 100% de los bambús no es clon de un solo bambú. Está lleno de variedades. Pero sí ocurre que miles de hectáreas de un solo bosque pueden ser hermanas. Su desaparición simultánea crea grandes problemas en los ecosistemas afectados, puesto que su recuperación no es rápida.
Antes las poblaciones humanas y los animales emigraban. Ahora con las fronteras, cambiar de ecosistema no es tan fácil.

Antonio,
¿Qué trato de significar?
Con mis limitaciones, trato de mostrarte la gran vulnerabilidad de Asia.
¿Vulnerabilidad a qué?

VULNERABILIDAD MEDIOAMBIENTAL.
No existe un continente mayor y más frágil en el planeta.
Acabamos de ver la tragedia de las inundaciones de Pakistán en el Valle del Indo, donde el hombre ha modificado las pendientes de las escorrentías naturales durante más de 10.000 años de agricultura. Y a la que se ha superpuesto un cambio climático antrópico que genera  grandes lluvias torrenciales, para las que hasta ahora, culturalmente, sólo estamos preparados los habitantes del clima Mediterráneo.
Puedes ver las consecuencias incomprensibles para casi todos.

Antonio,
No recuerdo la fuente, cito de memoria, pero si al crecimiento económico actual de Asia, de casi dos dígitos, le sumáramos las externalidades medioambientales, el resultado sería NEGATIVO.
En China, el 60% de la población bebe agua contaminada, no sólo por aguas residuales humanas, sino por algo más invisible y letal que afecta al código genético de los que las consumen: presencia de pesticidas y metales pesados, mucho más allá de lo tolerable. Las malformaciones al nacer y otros problemas genéticos son muy superiores a los manifestados en occidente. Ya no te hablo de asimetrías en la natalidad.
Recientemente se ha descubierto en algunas zonas de India y Pakistán, que el uso indiscriminado de los antibióticos, por falta de organización sanitaria, ha generado bacterias ultrarresistentes a los mismos, haciendo a los vecinos de esas completamente vulnerables a cualquier infección. Incluso estas bacterias ultrarresistentes están apareciendo en hospitales Occidentales.
Grandísimas densidades de población, conviviendo con animales domésticos, donde se hibridan nuevos virus. Como la Gripe Aviar y otros. Además la gran densidad de habitantes es idónea para la rapidísima extensión de pandemias. De momento aun no ha habido un Big Bang, pero casi.
Otro más. La inmensa mayoría de la población asiática vive en zonas sensibles a la elevación del nivel del mar. El calentamiento y el deshielo será trágico para ellos. Zonas industriales como Xangai están situadas en deltas que se hunden lentamente, vulnerables a las inundaciones de los ríos adyacentes y sólo les falta que el mar les coma el terreno.
El deshielo total, hará desaparecer la inmensa mayoría de zonas agrícolas de China. En Siberia, el mar llegará hasta Omsk (a la cota +62 m s.n.m), en la frontera con Kazajastán.
Y el último. Las zonas  interiores de Asia, con muy baja pluviometría (de hecho hay grandes desiertos interiores), vivían del agua de glaciares inmensos y aparentemente inacabables. Pero su deshielo se está acelerando y poniendo fecha de caducidad a la agricultura y la vida de territorios inmensos alrededor de los Himalayas.

Antonio,
Por eso insisto en que Asia puede colapsar de golpe. Y nosotros preocupados por nuestras estrategias de producto.
Lo que le pase a Asia nos pasará a nosotros.

Antonio,
Volviendo al principio. No queda otra que colaborar con Asia. Y saber y ser conscientes que estamos expuestos a la sagacidad de un sinnúmero de Antonios Flores y Josés Rebollos y otros muchos, que aprenderán y se organizarán sin nosotros.
Para rematarlo todo, hay otro dato que diferencia a Asia de Occidente muy claramente, a favor de la primera:
En Asia el número de Ingenieros que se gradúan cada año es creciente (sólo India y China, aportan un flujo de más de 100.000 Ingenieros al año, cada una). En Occidente hace unos pocos años ha empezado a decrecer el número de Ingenieros que salen anualmente al mercado (coincidiendo con los mejores momentos de las diversas burbujas).
Los Ingenieros, en general, somos la marca blanca por antonomasia. Y a los occidentales nos atraen las marcas con mayúsculas. Conclusión: Los Ingenieros cotizan a la baja.

Antonio,
Esto último es aun más demoledor para nosotros.
Sin Ingenieros, demostramos que NO tenemos  verdadera vocación de líderes, aunque las Escuelas de Negocios (que lobotomizan Ingenieros) se empeñen en enseñarnos lo contrario.
Les estamos entregando el relevo a los asiáticos.

Antonio,
El presente pasa por formar a Asia, lo mejor posible. Transferir todo el conocimiento posible. Por el bien y el futuro de todos.
El Futuro pasa por ser subcontratistas de Asia.
Yo ya estoy preparado. Seguro que tu también.
He estado practicando este verano, como muchos más. Porque la primera Ley de las Marcas Blancas, es que los Subcontratistas NO paran nunca.
Bienvenidos a la acción.

How to compete with Asia without counting on Asia?
Counting on competitive products and services is one of the main raisons d’être of companies; they assign important human and economic efforts to this. However, the lack of competitiveness of most consumption products manufactured in Europe becomes evident against Asian ones (we have begun to observe the repetition of this fact regarding services).

The ‘old world’ businessmen have run out of competitiveness resources; even those that are very drastic like staff reduction, cost and benefit reduction are not giving the expected results. On the contrary, even in recession times, Asian countries are still growing above the average. Their macroeconomic data still surprise us… and scares us.

Paradoxically, one of the few effective tools to compete with Asia is counting on Asia; it seems that the road toward competitiveness involves producing and developing in Asia thus maximizing the virtuous circle it has created. Despite being competitive, results are still ephemeral, and they imply the consequence of ‘putting ourselves in our enemy’s hands’, supplying them with financial, technical resources and very valuable commercial and logistic information.

[pullquote]On the contrary, even in recession times, Asian countries are still growing above the average. Their macroeconomic data still surprise us… and scares us.[/pullquote]

Asian people have evolved from being mediocre -but economical- suppliers to technological experts, with the same (if not more) means available to the west. We have begun to observe the first steps of Chinese multinational companies, with brand value, which settle physically to produce in Europe.

Is the struggle for competitiveness a battle lost beforehand by Europeans? Does our only way out really involve focusing on services, going for innovation and R&D? Should we resign our factories?

One of the best solutions adopted by companies to continue being competitive, especially in United States, has implied the separation of the brand and the product portfolio from the industrial management. This initiative has allowed computer, electronics, toy companies, etc. to experience a rapid increase in their commercial portfolio, with the subsequent increase in the economic benefit. However, they are still relocating their productions; this has had socially long-term effects; strikes, factory closings, early retirements, etc.

Reactive economies like the American one have been capable of overcoming and surmounting the productive gap, thanks to the capacity of identifying and generating new opportunities in a proactive way, although it is difficult to recover industrial volume. In other less reactive economies like the European one, the recovery from the industrial gap is a virtually impossible task. Is there any recipe applicable to Europe?

Introducing a change in the ‘internal business model’ as regards productive aspects, distinguishing the business management (brand and product / service catalogue) of productive units is clearly useful.

We have already identified that the separation of functions makes the expansion of the companies’ marketing supply possible, enabling them to focus on the necessary market responses; but who produces? How does it produce?

Unlike what happens within the marketing activity, in productive terms not thinking about a specific market makes it possible to focus on technology and provide competitiveness beyond the price. Industrial management regardless of the brand and market management (productive activity) without resorting to relocation must be one of our goals to increase our capacity; this will surely imply technological selection and concentration effort.

In order to reduce pressure and short-term to productive management, we shall count on a third actor; the expert in logistics and distribution. This makes the necessary flexibility and specialization possible to compete in global markets, to pay attention to consumption fluctuations and to give competitive responses to productive series of small volume. The great repercussion and growth that stock-selling companies like Privalia are undergoing constitutes an example of this.
This distribution of roles implies a change in the internal business model: valuing intangible assets and revaluing the tangible ones in a different way; this will forced us to redefine the relation with suppliers, the concept of loyalty between the ones and the others until we reach a stage that will allow total transparency and the vital information flow for the development of the activity.

17

17 respuestas a “Competir con (y contra) los países Asiáticos”

  1. Jose Rebollo dice:

    Antonio,
    Fe de erratas de la Recontra =>
    mono = del griego, único
    carpio = del griego, fruto.
    Como las plantas monocarpianas sólo florecen una sola vez, sólo dan fruto una sola vez.

  2. Jose Rebollo dice:

    Antonio,
    En tu Post haces referencia a que una buena organización logística nos puede liberar de la dependencia de la lejana Asia.
    Tengo que advertirte, que Asia, logísticamente hablando, no esta a miles de kilómetros, está sencillamente a las 200 millas naúticas que definen las aguas internacionales.
    Ahora existe tecnología y de hecho ya se hace en barcos factoría,que nos permita colocar en aguas internacionales plataformas de trabajo para miles de personas que produzcan en condiciones laborales distintas a las de nuestras legislaciones, en nuestras propias narices.
    Por ejemplo, los barcos casino en aguas fuera de la jurisdicción del estado.
    He estado tentado de explorar esta vía en la Recontra, para dar fuerza a las propuestas de Pol Kruggman de penalizar las emisiones de CO2 hasta con 200 dolares/tonelada.
    el planteamiento anterior me ha hecho desistir.
    Esto funcionaría con paises muy lejanos y con productos muy lejanos, pero una buena organización logística pondría la producción en nuestras puertas. S se distribuiría a lo largo de la costa, eligiendo los puntos geográficos adecuados, para la mejor penetracion en el mercado, de la actividad industrial de la plataforma.
    Si empujas a Asia, estira. Si tiras de Asia, empuja.
    La logística es un arma de doble filo.
    Un saludo

  3. Ma Jesús Torreblanca dice:

    ASIA esta aqui. Hablamos del poder de China, pensando que afortunadamente se encuentra a miles de kilometros, y bueno si, producen bien y barato y saben hacer buenas copias, pero claro no son capaces de innovar y ahi esta nuestra ventaja competitiva. Ja!
    Asia esta en nuestros zapatos, en nuestras ropas, en nuestra nevera, en nuestros aparatos electrónicos, en nuestro garaje, en nuestro ocio, en nuestras universidades, hasta en nuestro dinero, o es suyo?
    Lo próximo que viene es que nuestros productos estrella, aquello que sólo Europa sabe hacer, en realidad este en manos de Asia. Así que o dejamos de ser clientes y pasamos a ser proveedores de Asia, o no nos comeremos un colín. O vamos asumiendo que pronto todos seremos asiáticos, que tampoco estará mal. Saludos,

  4. No hay que olvidar las transformaciones institucionales aplicadas en Asia en los últimos 30 anios, en la cual buscaron cohesionar valores fundamentales, enfatizar la cultura, incentivar educación,el simbolismo, para el desarrollo viable de redes formales,que permitieran la construcción de una gran Nación, y la persecución de objetivos aceptados por todos.Aqui había que preguntarse adicionalmente si más allá de modelos de negocios internos, se están generando los cambios institucionales formales e informales, necesarios para poder competir.. vemos ejemplos de las instituciones formales e informales en Japón, China, queremos imitar esas reglas institucionales, podemos con las actuales alcanzar esos niveles?

  5. Miquele dice:

    Hace apróximadamente 160 años, Ocidente capitanedado por Gran Bretaña obligo al Imperio Chino a cedernos la isla de Hong-Kong y eso no permitió colonizar una porción de su territorio para así comercializar su materias primas. Hoy en día, hemos visto como todo ello a cambiado, Hong-Kong ya no es nuestra, la diaspora china es la mayor y más extendida del mundo y los productos manufacturados allí dan la vuelta al globo sin ningún tipo de barrera, así que la única solución para enfrentarse a China e India es dejar de verlos como unos competidores sino más bien como un socios. Su modelo además lo permite, su gusto por el vino hará que podamos exportar nuestras delicias a oriente, y vender nuestros servicios turístico allí a los ya más 400 milliones de personas que consumen servicios turísticos allí. ¿Sino cúal es el sentido de un avión airbus 380? Desplazar a Oriente hacia Occidente y vice-versa…

  6. Ana M. Aguilera (Master EBT) dice:

    Europa se sorprende y se desquicia con los efectos de sus propias causas. Unos cuantos siglos de historia repitiendo acciones similares en la que sólo cambian, de vez en cuando, los escenarios. No incluyo a las Américas (ni del norte, ni del sur), porque entiendo que ambas fueron también escenarios del gusto por la conquista del Viejo Continente.
    Plantearnos, a estas alturas de siglo, qué hacer para frenar Asia, no deja de ser paradójico.
    Las empresas Europeas han estado deslocalizando sus producciones en pro de sus beneficios durante las últimas décadas.
    Hemos asistido (a través de los canales de información, se entiende) a las expediciones de empresarios a “Nuevos paraísos de mano de obra barata”, cogidos de la mano, la mayor parte de ocasiones, de las Instituciones Públicas. Nos han anunciado, con admiración, la apertura de factorías en esos “paraísos”. Incluso, llegaba a parecernos que la empresa que no deslocalizace su producción era “de poca monta”. Pues bien, ya tenemos el efecto que nadie parecía esperar, y eso que los japoneses ya nos dieron, y nos siguen dando, no digo lecciones, cátedras enteras, de como hacer mejor y más barato un producto.
    Según mi humilde parecer, la única diferencia entre Japón y las naciones que ahora nos preocupan, es que desde la época del despegue japonés a la fecha, ha llovido mucho, sobre todo en acumulación de conocimiento y en facilidad en las comunicaciones, aspectos que nos ponen aún más en desventaja, por la rapidez con la que acontecen los hechos.
    Resumiendo, recogemos lo que sembramos, y aquí hemos sembrado poco en las últimas décadas, porque nos gustaba más sembrar en los huertos de los vecinos. Claro, que en los huertos de los vecinos, a parte de dejarles la porquería que no queríamos ajustar a las regulaciones europeas, les hemos regalado -sin pensar que podían emplearlo-CONOCIMIENTO, que como bien dijo Lincoln; es la mejor inversión que se puede hacer.
    ¿Qué podemos hacer ahora? pues adaptarse o morir. Todo un reto.
    Convengo con José Rebollo que la ingeniería es una marca blanca y, al igual que en las neveras de muchos españolitos en crisis, debemos empezar a consumirla más en las despensas empresariales. Pero no es suficiente.
    Necesitamos algo más; necesitamos empresas comprometidas con la sociedad, no sólo con la cuenta de resultados (generalmente con cortas miras). Empresas capaces de crear valor en todas sus dimensiones, que sepan reinvertir con miras a futuro, porque si a la vaca gorda no se le alimenta, termina famélica, como estamos comprobando. Esto de la reinversión, excluye, evidentemente, comprar coches de lujo y otras frivolidades que eran, de cara a la galería, un excelente indicador de que la empresa iba bien.
    Empresas capaces de crear conocimiento, de fomentar sus activos humanos en pro de un beneficio mutuo, que termina siendo social.
    Necesitamos, también, un cambio de paradigma global, más allá de la empresa, en el que nos cuestionemos si este modelo económico es rentable para la mayoría, o sólo para los grandes financieros, porque no parece ser tan sólido, ni tan estable, como nos hacían ver. Tal vez, estemos contemplando los efectos de su propio canibalismo.
    Pero, sobre todo, necesitamos un profundo baño de humildad, que nos permita por fin entender; que otros pueden hacerlo igual o mejor que nosotros y que todo efecto tiene una causa. Un baño de humildad para ser capaces de aprender la lección, dejar de lamentarnos y buscar alianzas donde sólo vemos provecho o competidores.

  7. Mábel Rocío Pérez Puentes (Máster de Valencia) dice:

    Los Asiáticos tienen la mano de obra más barata… porque viven como esclavos del trabajo, pero además de eso tienen “nuestra tecnología” vemos que en Europa abundan negocios tipo Asiático, que vemos inofensivos, pero si contamos cuantas tiendas chinas, locutorios y fruterías Asiáticas hay hoy en España es escalofriante, sin contar sus productos en los grandes supermercados y centros comerciales, compitiendo con un precio mucho menor, empresas que antes eran pioneras y las han desplazado, pero cuando nos dejamos invadir así? los veíamos como personas ingenuas o indefensas tal vez? Pues son muy hábiles en todo y sobre todo hábiles en los negocios, así que no podemos tapar el sol con un dedo, ellos están aquí y viven con nosotros. Me asombra y me genera curiosidad al ver como se organizan y trabajan de sol a sol, no creería que el camino sea producir y desarrollar productos en Asia, fortaleciendo más ese animal feroz en lo que se han convertido.
    Los Asiáticos son expertos en la copia de artículos a menor precio, en eso se basa su éxito además de que son unos trabajadores incansables, hay que jugar como ellos, abrir los ojos analizar su modo de trabajo y “hacer lo mismo pero mejor”, hay que introducir productos al mercado de la mejor calidad a costes bajos, de tal forma que podamos competir contra eso, obviamente hay cosas que no se podrán bajar tanto de precio pero si competir con calidad e innovación, donde realmente está la clave del éxito!

  8. Francisco Cuenca (Paco) - Master EBT Valencia dice:

    Parece que como premisa se asume que la unión Europea o incluso todo Occidente son a los que nos han adelantado por la derecha. Sin embargo para muchas empresas españolas competir con China debe parecer casi utópico cuando llevamos tantos años en el vagón de cola europeo. Quizás en España deberíamos tener unas metas más terrenales y centrarnos en competir con nuestros vecinos europeos para ponernos a su altura en cuando a productividad y calidad de I+D y cuando Europa vuelva a ganar protagonismo ser uno de los países fuertes dentro de ella. Opino como ya se ha dicho por aquí que sólo Asia podrá con Asia e igual que en otros periodos otras regiones se han impuesto al resto para acabar cediendo esta fase también acabará cuando los países asiáticos evolucionen también socialmente impidiendo los grandes márgenes de los que disfrutan ahora.

  9. Jorge Fernández (Master EBT) dice:

    No creo que la solución para mejorar nuestra competitividad con Asia sea cerrar las fabricas y renunciar a nuestro tejido industrial. Lo optimo sería apostar por la diferenciación y la innovación dentro de estas, con tal de que nuestros productos cuenten con una calidad que permita fidelizar a los futuros clientes. El principal problema una vez llegado a este punto está en la grandisima diferencia cultural que tenemos con estos paises, diferencias en idioma, en tradición, religión, conducta, etc. y que supondría una ardua tarea a la hora de redefinir la relación con los proveedores y adoptar la fidelidad de los unos con los otros.

  10. Javier García Avellana (Master EBT U.Valencia) dice:

    Parece ser que la falta de competitividad se basa fundamentalmente en las condiciones laborales de los trabajadores chinos frente a las del resto de países. Afortunadamente en el resto del mundo disfrutamos de una protección social que nos garantiza una protección básica que repercute directamente en los costos de nuestros productos y servicios y a la cual no debemos renunciar. Otra cuestión es que si realmente estamos en mejores condiciones quizá nos ha llevado a un acomodamiento que nos ha dejado atrás en la carrera hacia la competitividad global.
    Soy de la opinión de que la creatividad y la mejora tecnológica son factores que ayudan a mejorar nuestra posición, y en el mismo sentido pienso que deberíamos apostar más que en una reducción de los factores laborales, en una reducción en el uso de materias primas y en la reutilización y reciclaje de materias primas y/o productos.
    Hacer más con menos nos ayudaría a ser más competitivos.

  11. Javier Calvo (Master EBT) dice:

    Creo que hay un gran desequilibrio en la economía China/Asia. La base de su competitividad (costes bajos) se basa en sueldos muy bajos y pocas o escasas prestaciones sociales. Las plataformas factoría, no dejan de ser otra forma de explotación. Es una situación no sostenible, y en algún momento el equilibrio se tendrá que restablecer, y los costes ya no serán tan bajos. Aunque ya nos habrán hecho modificar nuestra forma de competir.

  12. Pedro Vazquez (mEBT) dice:

    El fenómeno Asia esta presente mucho antes de los efectos aparentemente desvastadores que vemos hoy día. Este fenómeno ha sido una respuesta a sociedades occidentales que se han ido acomodando a medida que se enriquecían y se desarrollaban sus clases medias. Taiwan y Singapur han surgido como respuesta a necesidades de desarrollo y son estas las que tienen que ser bien analizadas para poder asumir modelos que permitan definir estrategias en Europa e incluso en Estados Unidos. China e India no pueden ser consideradas amenazas a menos que demos por perdida la batalla por descubir la verdadera identidad de una sociedad evolucionada con capacidad de reaccionar frente a las adversidades y desarrollar tecnología y hábitos sociales que permitan cambiar el estado de un sistema económico que sea sostenible. Europa ha querido ser un lider en esto (ejemplo: REACH). El principal reto de Europa es el de encontrar modelos de negocio que sean radicales, que promuevan formas de desarrollo que hagan menos necesaria la dependencia de las fábricaciones baratas Chinas e Indias. Creo sinceramente que Europa puede vencer esos fantasmas del derrotismo competitivo comportandose a la altura de su capacidad de desarrollo, el problema es cómo sacrificar ciertos principios sociales que impiden ese desarrollo por otros que hagan despertar a muchos de esa pesadilla que es nuestra capacidad de perder. El cambio tiene que surgir de la mano de empresas e instituciones que sepan entener la necesidad de modificar y mejorar sus modelos de negocio, y buscar los patrones para sacar de la modorra a gran parte de la población que se le permite dejar de ser competitiva.

  13. Borja Sesma (Execuitve MBA ESEUNE) dice:

    Estoy de acuerdo con que la separación de la gestión comercial de la actividad productiva, nos permitiría ser mas competitivos, pudiendo ampliar nuestra cartera de productos, no estando limitado a nuestro propio mercado. Sin embargo a día de hoy, recurrir a sistemas productivos herméticos y poco flexibles, para no recurrir a la famosa deslocalización, nos dejaría fuera del mercado. Y mi pregunta es: ¿por que nuestras empresas no se adaptan a estos cambios que reclama el mercado? ¿Podría ser ésta una cuestión de personas desmotivadas?

  14. Kerman Nubla (Executive MBA ESEUNE) dice:

    Me parece muy interesante y acertada esta reflexión donde mas allá del ” si no puedes con tu enemigo únete a él” arrojas luz acerca de las soluciones posibles para mantener un nivel de competitividad con los mercados asiáticos que permitan subsistir a nuestras organizaciones. Totalmente de acuerdo con el cambio de modelo propuesto. Considero que la logística tiene que ser una actividad que se desarrolle fuera de la empresa por especialistas, focalizando los esfuerzos tanto en la ampliación de la cartera de producto como en mejora de la producción, de forma individualizada. Las combinaciones, mejora en servicio-mejora tecnológica-alianzas con Asia podrán ser de ayuda para hacer frente a las consecuencias generadas por estos mercados crecientes.

  15. Alfonso Ortín (Executive MBA Eseune) dice:

    El tema es apasionante. Creo que la colonización por parte de los “países desarrollados” ha terminado y comienza la colonización inversa. Esto no tiene que ser malo ya que las economías asiaticas tendrán intereses en Europa y EEUU que les impulsarán a defenderlar y por tanto se convertirá en el mejor aliado para evitar la caída de nuestras economías ya que, por un lado, hay inversiones extranjeras en sus países y, por otro, ellos tendrán intereses en Europa y EEUU. Todo ello implica que la distinción entre ellos y nosotros desaparece para convertirse en un “nuestra economía” o “nuestro mundo”. Si nos va bien a todos podremos avanzar pero si nos va mal a alguno de nosotros nos irá mal a todos. Esto significa, como ya se ha comentado, que Asia se convierte en nuestro mejor aliado.

  16. Jose David Palomares (Executive MBA ESEUNE) dice:

    China ha mantenido un crecimiento económico muy elevado, por un lapso muy prolongado de tiempo, lo que la hace aparecer como una economía casi invencible, si tenemos en cuenta el comportamiento cíclico de cualquier economía capitalista. Sin embargo, es preciso preguntarnos sobre su efecto en el desarrollo humano, en especial sobre la pobreza y el ingreso, ya que se supone que el crecimiento económico debe ir acompañado de mejores condiciones de vida o, diciéndolo con otras palabras, debe conducir al desarrollo humano, lo que supone un proceso integral de transformaciones a largo plazo, que incluyen cambios económicos, sociales y ambientales, con resultados deseables en el bienestar de los individuos, bienestar que puede ir desde el estado de la salud hasta la libertad política y económica.
    China controla absolutamente todo, desde los servicios hasta cualquier tipo de comunicacion interna. Es logico pensar que la metodologia que se esta usando no es el 100 % recomendada ya que le temen a opiniones opuestas que puedan desestabilizar su sociedad y en consecuencia su economia.
    Por tanto la estrategia debe seguir apuntando a el valor de las personas, a que cada vez existan mejores condiciones de vida y se genere un ambiente de innovacion, competitividad y aplicabilidad en todos los ambitos existentes. Mientras tanto seguiremos con multilocalizaciones empresariales buscando ser mas competitivos en cuanto a costos y siempre pensando en que el futuro estara en el servicio y en el valor de el producto y no en la produccion del mismo.

  17. Alfonso Ortín (Executive MBA Eseune) dice:

    La incertidumbre y el miedo a lo nuevo
    —————————————————–
    Un nuevo modelo de mercado implica siempre un miedo inherente de los actores que han jugado un papel antes del cambio. Cuando las reglas del juego cambian los jugadores no saben qué estrategias adoptar o cómo afrontar la nueva situación. En esos momentos surgen las viejas recetas del proteccionismo, el intervencionismo y otros elementos que distorsionan el mercado mediante el uso de técnicas cuando menos cuestionables. Las divisas se intentan manipular para sacar partido de los tipos de cambio con el fin de obtener ventajas frente a los competidores con una divisa más débil y, por ende, unos productos más competitivos en un mercado global, las ayudas proliferan para sostener lo insostenible o, al menos, para permitir alimentar a las organizaciones que convalecen mientras éstas no puedan caminar por sí mismas, las trabas son moneda habitual de cambio en el ámbito internacional y podríamos seguir…
    ¿La excusa? La alternativa es más desoladora porque el castillo de naipes puede caer con el soplo de la más ligera brisa. No estoy diciendo que estas
    herramientas no puedan ser usadas puntualmente pero sí comentaré que este tipo de medidas por sí mismas no son suficientes y sólo retrasan lo inevitable
    si realmente no sirven para que se hagan los deberes mientras contamos con ese entorno proteccionista.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Situación Excellence Center Barcelona
Camí de Can Camps, 17-19. Edificio Vinson Planta Jardín C
St. Cugat del Vallés (Barcelona) ESPAÑA
Tel. +34 93 303 02 99
info@loop-cn.com
  Madrid
Alcalá, 21 - Planta 11 - Derecha
28027 Madrid - ESPAÑA
Tel. +34 91 144 11 44
info@loop-cn.com