English Español

Antoni Flores

Business Models

La dictadura de las ideas

5 abril, 2011

En este mundo de la innovación y los modelos de negocio, muchos viven subyugados ante lo que denomino “la dictadura de la idea”: Tener ideas lo es todo, sin ideas no podemos vivir, no podemos innovar, sin ideas no hay futuro.

No los culpo, estamos llenos de literatura y métodos que refuerzan a la “idea” como el centro de toda innovación y de todo modelo de negocio. Es algo parecido a la creatividad en los artistas: Sin creatividad no hay arte. La vida de un artista es una lucha constante por la creatividad, al igual que la vida de muchos “innovadores” es un lucha por la “idea”.

Otro de los aspectos que refuerzan esta primacía de “las ideas”, es que aparentemente las ideas al igual que la creatividad son libres; no son propiedad intrínseca de nadie, de ninguna profesión, edad o grupo social: Las ideas son libres, viven y están allá donde menos lo esperamos, sólo falta estar abierto a ellas y dejar que se dignen a “fertilizarnos” con su presencia. Podríamos decir que las ideas “están” y que nosotros sólo debemos crear los canales y las conexiones para que fluyan hacia nosotros allá donde estemos para que fertilicen los campos de nuestras empresas.

[pullquote]No necesitamos muchas ideas, lo que realmente necesitamos son ideas trascendentes, aquellas que realmente pueden ser el origen de una oportunidad, de un modelo de negocio.[/pullquote]

Muchos de los llamados métodos y estrategias de innovación nos definen precisamente esto: Cómo crear conductos y canales entre las ideas y nosotros. Importa menos de dónde vengan y cómo se generen, lo importante es tener ideas, cuantas más mejor. Al igual que en el arte, en la innovación existen muchos focos y ascendencias profesionales; aparentemente todo sirve para ser innovador, todos somos innovadores, al igual que en un cierto tipo de arte todo vale y todos son artistas.

En el mundo empresarial, la verdadera importancia de las ideas (al igual que en el auténtico arte) es su “trascendencia”. No necesitamos muchas ideas, lo que realmente necesitamos son ideas trascendentes, aquellas que realmente pueden ser el origen de una oportunidad, de un modelo de negocio. Una “buena idea” tiene una vida corta que trasciende, su fin es iniciar un proceso y luego desaparecer para que dicho proceso tenga vida propia y capacidad de mutación y evolución, sin que la idea que lo originó tenga que mantenerse y reconocerse  necesariamente en el mismo.

Generar muchas ideas para innovar es por sí mismo un acto de ineficiencia, del mismo modo que los espermatozoides son organismos ineficientes, por ese motivo se necesitan millones de ellos para llegar a fecundar un óvulo. Tener muchas ideas, es aparte de ineficiente, difícil de gestionar y de alinear proactivamente con las necesidades de las empresas y su planificación estratégica; por el mismo motivo es difícil planificar un embarazo de forma natural.

En la innovación empresarial, las ideas no deben ser libres, deben estar subordinadas a la empresa y su estrategia, en consecuencia deben de ser proactivas hacia la empresa, sus activos y sus posibilidades. A mayor acotación de una necesidad, menor número de ideas pero mucho más alineadas con la necesidad a solventar y en consecuencia mayores posibilidades de éxito.

[pullquote]En la innovación empresarial, las ideas no deben ser libres, deben estar subordinadas a la empresa y su estrategia[/pullquote]

Afortunadamente en las empresas,  la innovación ya no es una novedad; muchas de ellas cuentan con buenas y malas experiencias en los procesos de innovación; han descubierto con su propia experiencia que la innovación incremental es relativamente sencilla y se consigue ordenando y canalizando los flujos de ideas fruto de las experiencias acumuladas de sus colaboradores, proveedores e incluso clientes finales. Basta con fomentar un cierto clima de colaboración, apertura y dotar de ciertas herramientas y procesos. Con ello han mejorado sus productos y servicios, han incorporado rápidamente los avances de los proveedores o competidores, conocen mejor a su cliente y han reducido el tiempo de lanzamiento de sus productos.

Hoy las empresas también saben que con sólo “ideas” difícilmente se consigue la innovación de ruptura, aquella que genera nuevas categorías, transforma los modelos de negocio de las empresas y asegura su futuro.

Es tiempo ya de de liberarse de la “dictadura de las ideas”,  de que “el agua del río vuelva a su cauce”, de que las muchas o pocas ideas que procesemos estén condicionadas a la estrategia y necesidades de nuestras empresas (no al contrario) y de que su trascendencia consista en iniciar un proceso, no de que sean origen y final.

 

 

 

 

1

Una respuesta a “La dictadura de las ideas”

  1. Angel dice:

    Me imagino que en el los ambientes en donde te mueves esto puede el caso, pero no me atrevería a generalizar tanto . No estoy del todo de acuerdo con todas las afirmaciones vertidas.Hay demasiados EREs y cierres que demuestran que en muchas empresas no se dió la oportunidad a que las ideas, si hubo alguna, invirtieran el proceso para poder adaptarse o renovarse antes de morir. Los espermatozoides “compiten” con un objetivo claro y alineado estrategicamente con el fin de quien lo produce. No es ineficiencia es parte de un proceso eficientemente diseñado con bastante tiempo.
    Librarnos de las dictaduras, es nuestra obligación, pero antes librémonos de las dictaduras del pensamiento tradicional, que rige la mayor parte de las PYMES, todavía estamos muy lejos de que la idea se convierta en opresora del movimiento. No hemos ni si quiera empezado…

Deja un comentario

Situación Excellence Center Barcelona
Camí de Can Camps, 17-19. Edificio Vinson Planta Jardín C
St. Cugat del Vallés (Barcelona) ESPAÑA
Tel. +34 93 303 02 99
info@loop-cn.com
  Madrid
Alcalá, 21 - Planta 11 - Derecha
28027 Madrid - ESPAÑA
Tel. +34 91 144 11 44
info@loop-cn.com