English Español

Antoni Flores

Business Models

Barman’s, transportistas y emprendedores

22 junio, 2010

Estoy rodeado de emprendimientos y de emprendedores; amigos, conocidos, ex colaboradores, profesionales, etc. han iniciado este camino en busca de afianzar trabajo, auto realizarse e intentar generar plusvalías más allá del rendimiento profesional. No sólo es dinero, es sobre todo encontrar un “brillo especial en sus ojos” que les permita disfrutar de una dimensión nueva en la práctica profesional; lo conozco bien, mi vida profesional se basa en ello y es el motor de la misma. El tema de emprender es uno de los más tratados en este blog, con posts especialmente enfocados como “Fracaso, emprendimiento y bien común”.

Cada crisis lleva emparejada una solución “popular” y socialmente difundida en la creación de auto empleo. La crisis actual y “emprender”, ya están íntimamente unidas; lo mismo sucedió con la crisis de los 90´s y el transporte autónomo, y en los 80´s con los populares bares. Ellos formaban en gran medida la clase emprendedora de la época.

¿Son los emprendedores actuales los herederos de los transportistas autónomos de los 90´s y los propietarios de bares de los 80´s?; ciertamente esta afirmación poco ortodoxa tiene una lectura provocativa, pero más allá de comparaciones directas con posibles prejuicios que no comparto, creo que sí. Pasar en escasos 30 años de promover el autoempleo mediante el establecimiento de pequeños restaurantes, posteriormente al sector del transporte autónomo y finalmente al fomento de la emprendeduria empresarial, basado en la innovación y la tecnología, es sin duda un éxito social y un claro baremo de nuestra evolución.

La actual crisis (aparte de estructural), es una crisis de oferta, en este caso desde el punto de vista de trabajo de calidad. Los sectores tradicionales han perdido su tracción a la demanda laboral; el resto de sectores no puede generar suficientes puestos de trabajo para asumir la salida masiva de desempleados. Es necesario crear nuevos negocios que tengan la capacidad de generar valor en épocas de crisis; es el tiempo de los emprendedores como motor de nuevos empleos y negocios.

En base a la necesidad de crear nuevos puestos de trabajo de calidad, se ha puesto en funcionamiento una batería mediática con el objetivo de captar emprendedores; hemos generado un nuevo mito social: El emprendedor; personas dispuestas a sacrificar su juventud, los mejores años profesionales, sus carreras académicas y a trabajar duramente con escasa recompensa, para conseguir desarrollar sus sueños emulando a los grandes mitos del Silicon Valley. Algunos lo conseguirán, muchos otros desafortunadamente no llegaran a la meta deseada; para los primeros la riqueza económica y el reconocimiento social, para los segundos el nuevo concepto del fracaso como un eslabón más de la carrera profesional.

Aquellos que lo consigan, probablemente ingresarán en la lista de grandes nombres de la economía española (todos ellos herederos de los emprendedores de los 80´s y 90´s) junto a Antonio Catalán (AC Hoteles), Leopoldo Fernandez Pujals (Telepizza), Juan José Hidalgo (Globalia), Francisco Martín Frías (MRW); para ellos el reconocimiento social y “el brillo en los ojos”. Los que no lo consigan ingresarán en la economía que de forma anónima, con el trabajo diario (a menudo gris) también consiguen sostenerla sobreviviendo en medio de la misma.

Al igual que en la restauración y en el transporte autónomo, donde llegó un momento de colapso por excesiva oferta, no podemos permitirnos malbaratar generaciones de emprendedores jóvenes que se pierden e incorporan a la “economía gris” por no poder llegar hasta el final. Es necesario reivindicar un nuevo concepto de emprendedor: El emprendedor interno; aquel que desde el interior de las empresas consigue satisfacer las necesidades de reconocimiento, carrera profesional y realización. Sin él no tendremos empresas competitivas a nivel global; para él, debemos cambiar las arquitecturas societarias y remunerativas de las empresas, así como la percepción social de los mismos.

Es cierto que nuestra sociedad está necesitada de “emprendedores autónomos”; pero no lo es menos que nuestras empresas están necesitadas de “emprendedores internos”. Las empresas españolas adolecen de falta de tamaño (una de las causas de su poca competitividad). Para ello necesitan emprendedores que aglutinen y traccionen dentro de las estructuras; que gracias a su participación las consoliden y expansionen.

No podemos permitirnos perder generaciones de jóvenes profesionales por falta de respuesta a sus aspiraciones por las empresas; tampoco podemos permitirnos por más tiempo que nuestras empresas no crezcan en volumen. Ambos son retos de futuro y ambos van unidos.

MÁS SOBRE EL TEMA:

El misticismo empresarial del Silicon Valley

Antonio,
Yo lo veo de otra manera. Quizás más aterradora. Siempre me acabas dando miedo.
¡Dices que en los 80’s mucha gente emprendió montando bares, pequeños restaurantes y que al final todas esas iniciativas empresariales se acabaron agotando!
¡Dices que en los 90’s mucha gente emprendió como transportistas autónomos y que al final todas esas iniciativas empresariales se acabaron agotando!
Creo que la realidad no es exactamente así. Esos dos movimientos han generado tres monstruos.  Te explico.
Sobre los 70’s empiezan las autopistas de peaje o pago (pronuncia los entrecomillados  “P”, “A”, “G”, “O”, “PAGO”, ¡ves!, es lo mismo).
Estas Autopistas se terminan en los 80’s (simplifico). Las Autopistas generan crecimiento de la demanda de tráfico en sus zonas de influencia. Aumenta el comercio entre ciudades cercanas, provincias, regiones.
Aparecen transportistas autónomos que empiezan a dar servicio en esas rutas. Y esos transportistas se pueden parar a tomar un café cada 30 km.
Alguien  con vistas se hace con la exclusiva de esos bares.

Antonio,
Me preguntarás, ¿dónde empieza la película de miedo?
Ahora te doy mi versión (No Autorizada ):
Los propietarios de las Autopistas son Bancos (Sí! , esos, los culpable de la actual crisis).
Estos bancos actúan cómo Lobi, y paralizan las inversiones del Estado y de las Administraciones Regionales y Locales para que no se hagan otras carreteras que generen rutas alternativas (no hablaré de las ramificaciones políticas de esta estrategia, pero tiene su miga, os supongo a todos inteligentes, podéis seguir solos).
¡Para los propietarios de las Autopistas es básico que todos los transportistas y comerciales, pasen a la ida y a la vuelta, de sus viajes, por los correspondientes peajes y que apoquinen! El negocio va viento en popa, aunque el préstamo necesario para pagar la construcción es muy duro y no sé si los 30 años de concesión serán suficientes.
Se hacen con una población cautiva de unos 10 millones de españoles, aproximadamente. (Aquí chirrido de puerta repetido, en plan Psicosis). SIN COMPETENCIA.
Las de éxito son las Autopistas de Frontera con Francia-Gerona-Barcelona-Tarragona-Valencia (ACESA y AUMAR) y Barcelona – Lérida-Zaragoza – Pamplona-Bilbao (ACESA otra vez y la Vasco-Navarra). Una Y.
Y los de las AREAS de servicio, poco a poco, en silencio, también viento en popa.
En resumen, a día de hoy la propietaria de alguna de esas concesiones está entre las 3 compañías más grandes del mundo en explotación de concesiones. (*)
La de las áreas de servicio, es la segunda empresa mundial en explotación de clientes cautivos (los de los aeropuertos, autopistas, estaciones ferroviarias…). (**)
Esos dos monstruos se fraguaron sobre las espaldas de los “emprendedores”.
Una ya está en manos de un fondo de inversión y la otra cotiza en bolsa, bla, bla, bla…

Antonio,
¿Este es el “Volumen” de empresas que tu quieres?
Bueno venga, NO me voy a poner trágico.
Antonio, Ahora pregúntame por el tercer monstruo.
Antonio, El tercer monstruo es el de la Y.
¿Qué es una Y? Una horquilla (“forquilla” en catalán), en conclusión un tenedor.
¿Quiénes son los del tenedor?
Fácil, los cocineros estrellados. Primero vascos y luego catalanes, que también curiosamente están en el área de influencia de las citadas autopistas.
Ellos son la destilación de esas prácticas “amateurs” de los primeros “emprendedores” de bar y pequeño restaurante.
Esa metamorfosis de “bareto” en restaurante “gourmet” de guía, es un salto, digno de inicio de película de las Dos mil y Una noches.
Antonio, Aquí quería llegar.
Siguiendo la idea del comentario de Juan Caballero, no hay ni habrá eclosión de una gran empresa (para mí los restaurantes españoles de cocina de vanguardia y recontradicional lo son), sin una masa crítica de pequeños emprendedores, atomizados, pero en el fondo un caldo de cultivo muy fértil, para que surjan cordilleras de montañosas de empresas formando sistemas y no picos de empresas monopolísticas que parasitan a sus convecinos y que acaban en manos ajenas, SIEMPRE, como torres de vigilancia de campos de consumidores prisioneros.
Antonio, ahora me pongo serio y explicaré un chiste.
Que en otros países surjan valles entre implantes de silicona no es casualidad.
Para que algo ocurra hay que preverlo. Lo confieso, SOY DETERMINISTA. (Pero creo firmemente en la evolución).
Ahora me reivindico cómo Ingeniero Civil. Para que algo ocurra hay que Proyectarlo primero.

LA INNOVACIÓN NO ES LA IDEA, ES LA REALIZACIÓN DEL PROYECTO.
¿Cuántos Proyectos, No Ideas, conoces? Piensa que sólo un porcentaje eclosiona.
Creo que hay que ser Planificadores Alfabetos (ves Antonio, también hay espacio para los de letras), porque hay que tener un Plan A, un Plan B, un Plan C, un Plan D….
Volviendo al comentario de Juan Caballero, cuando cita a Google o Foursquare. Estas empresas surgen fácilmente en los USA, porque los bancos, la administración, los tecnólogos, la sociedad, los niños… tiene planificado un protocolo de actuación en casos de que surjan esas iniciativas.
Yo he trabajado para los bancos, las administraciones, los tecnólogos de este país y no veo Proyectos. Sólo los niños… y dicen que cada vez se inician antes como adolescentes.
Hoy a las 6:00 AM de la mañana me he cruzado con un compañero en la T1 del Aeropuerto de Barcelona, te cito un extracto de la conversación:
-“Trabajo para políticos… y me dicen que ahora falta valor para plantear…”
Pues eso, como la canción, para conseguir Volumen, “Hace falta valor”, silicona o un Plan, o mejor dos.
Ah! Y que el Proyectista sea Interno o Externo (un servidor), me da igual, pero que sepa Proyectar.

Antonio, no soy tan ocurrente cómo puede parecerte.
La inspiración de cómo recontracomentarte la he sacado leyendo un artículo de Ramón Folch en El Periodico (23/Jun/2010), sobre la necesidad de Proyectar el Futuro. Te lo recomiendo.

(*), (**)  He sido vago y no he contrastado el ranking de las empresas Abertis y Areas, pero en algún momento han estado ahí. Ahora pueden haber bajado. Los  Chinos se están aupando a los primeros puestos. Si alguien lo hace, agradecido quedo.


19

19 respuestas a “Barman’s, transportistas y emprendedores”

  1. Juan Caballero Marquez dice:

    El artículo plantea un dicotomía que no necesariamente se ajusta a la realidad. Entre el éxito “Sillicon Valley” y el “fracaso total” hay una gama de grises en las que tienen lugar muchos emprendimientos. Y esa gama no siempre es “economía gris”.
    Probablemente de esa red de pequeños éxitos/fracasos, de esas miles de experiencias surjan mejores profesionales que sabrán decidir a tiempo cuando ha llegado “su” tiempo de seguir, fusionarse, ser absorbidos o simplemente contratados por empresas más grandes. Tú dices que “las empresas están necesitadas de emprendedores internos” pero para que esto suceda tiene que operar un cambio sustancial en la forma de ver los negocios, las estructuras de RRHH, en definitiva pasar de la “razón social” a “el espíritu de ser”.
    No son pocos los ejemplos de estos movimientos de personas que saltan de grandes compañias a pequeñas empresas (ver artículo en La Vanguardia , sobre el fundador de Foursquare, ex de Google, y las razones que esgrime para haber dejado una empresa “modelo” para fundar la propia) o viceversa, pequeñas empresas, que son compradas por monstruos para hacerlas más potentes.
    Dicho lo dicho, creo que es un debate apenas empezado y comparto contigo la necesidad de no inventar mitos salvadores, tendencia que en las crisis ganan adeptos muy fácilmente.

    • Juan,
      Estoy de acuerdo con lo que comentas, el post va más orientado a los jóvenes que con muy poca experiencia y arrastrados por «la fuerza mediática» entrar en procesos de emprendimiento con mucha energía y poca experiencia.
      Creo que emprender debe ser un acto muy reflexionado, fruto de una carrera profesional y como continuación a la misma; el empendimiento joven (al que no hay que rehusar) debe ser tambien muy reflexivo pero probablemente «compensado» por la falta de experiencia.
      El psot también apunta a la necesidad de tener empresas de mayor tamaño y potencia y eso solo se consigue a base de personas de gran capacidad y nivel, por eso rería interesante poder encontrar dentro de las empresas las motivaciones que llevan a emprender
      Gracias por tu participación¡¡
      Antoni

  2. Antoni dice:

    José, comentarios sobre tu REcontra:
    Acabas de convencerme que (siguiendo tu antigua recontra) los más IDIOTAALINEADOS, somos aquellos que más peajes pagamos y que curiosamente como bien dices, sufrimos un ecosistema de empresas donde bancos, concesionarias autopistas, concesionarias de restauración, petroleras, etc. son practicamente de un mismo propietario; que como bien dices nos mantienen como clientes cautivos.
    Cuando hablo de volumen de empresas, claramente NO lo hago en ese sentido, lo hago desde el punto de vista de empresas que realmente su volumen sea mundial (no por el volumen de control en una zona geográfica concreta de sus clientes), hablo de hacer grandes empresas de grandes y originales ideas. Curiosamente el banco más grande de este país que yo sepa no tiene concesionarias de autopistas y se centra en operar en el mundo.
    Desde mi punto de vista, El Bulli de Adrià, como Arzak, etc. son grandes ideas artesanales y son MUY necesarias, pero también deberíamos ser capaces de tener una UNILEVER española (LA PONGO COMO EJEMPLO DE EMPRESA DE ALIMENTACIÓN EN VOLUMEN), también es MUY necesaria.
    Quizás nos falta más énfasis en proyecto sy menos en ideas.
    Gracias por tu inspiración y la capacidad de desdoblar mis comentarios¡¡¡ TEAMINDIVIDUALISM ???

  3. Jose Rebollo dice:

    Teamdividualism!, desde luego, Antonio.

  4. Jose Rebollo dice:

    Antonio,
    A propósito de si tener ideas, de si proyectar,… ¿de cómo conseguir que nuestros convecinos sean capaces de hacer eclosionar una empresa tipo Unilever?…
    Me ha venido a la cabeza el refrán que dice; “del dicho al hecho hay mucho trecho”.
    Creo que el tema circular que nos estamos planteando continuamente en tu Blog es ¿Cuánto trecho?, ¿Cómo acelerar el cruce de ese trecho?, ¿Alguien tiene un mapa del trecho desconocido a recorrer?…
    Creo que ese “trecho” tiene inexorablemente que ver con la ENERGÍA que dediquemos a la consecución del Objetivo.
    Porque tengo una cosa clara, LA INNOVACIÓN NO ES UN FIN, ES UN MEDIO.
    Hechos estos prolegómenos tengo que darte una mala noticia, he leído algo que me ha hecho pensar en nuestra situación actual y lo difícil que lo tenemos.
    Te remitiría a tu Post “Competir es estar en competencia” y los comentarios que te hice en su momento. En ellos hablo de modo crítico de nuestro entorno, diciendo que EL NÚMERO de Teamdividualistas en nuestro entorno es MUY PEQUEÑO.
    Antonio,
    ¿Sabes qué pasa cuando intentas encontrar esa aguja innovadora en un pajar?, ¿sabes cuánto cuesta encontrar un recurso muy escaso en un entorno relativamente amplio?
    (Imagínate la respuesta. Tiene que ver con mi “Leitmotiv”)
    “La segunda ley de la termodinámica dice que cuando la concentración de un recurso tiende a cero, la energía requerida para extraerlo tiende al infinito”, comenta la investigadora, la ingeniera química Alicia Valero, doctora en la Universidad de Zaragoza, vecina de tu amigo Félix Tena.
    Alicia Valero se pregunta ¿Hasta cuando se podrán extraer minerales?
    http://blogs.elpais.com/eco-lab/2010/06/hasta-cuando-se-podran-extraer-minerales.html#more
    (Os recomiendo leer este magnífico Post y su primer comentario, aplicable a muchas otras disciplinas, y un ejemplo del peso de la Entropía y la 2ª Ley de la Termodinámica en nuestras vidas).
    Antonio,
    Nosotros nos estamos preguntando, ¿Cómo encontrar la Innovación?, ¿Cómo provocar la Innovación?.
    Antonio,
    A tenor de lo leído debo de responderte:
    Incrementando el número de Iniciadores, Desarrolladores, Innovadores, Emprendedores, Proyectistas. COMO SEA.
    PARA GASTAR LUEGO LA MÍNIMA ENERGÍA EN CONSEGUIR UNA GRAN EMPRESA. NUNCA AL REVÉS.
    Hay que acercarse a una concentración adecuada (la maldita masa crítica). Todo suma. Sino enterraremos todos nuestros recursos y energías en conseguir un imposible.
    Volviendo a tu REcontracomentario, Unilever surge con facilidad en entornos muy densos en excelencia, en ideas, en ganas de trabajar, de prestar recursos económicos, tiempo de colaboradores…etc…además de con no demasiados recursos o fondos iniciales.
    Aquí, para conseguir algo no sirve el mediofondo, hay que ser Ultrafondista.

    • José,
      Siempre he creido que la innovación para nuestro país es un gran acelerador; una forma de ganar el tiempo historicamente perdido sin pensar en asignaturas pendientes.
      Como tu dices, es una forma de cruzar el «trecho» más rapidamente; por eso creo que es una lástima que estemos entre todos quemando el concepto de la innovación como una moda más psudo mediática empresarial.

  5. Jose Rebollo dice:

    Antonio,
    Cuando tenga un ratito te hablaré de porque considero clave tener un Proyecto o un Plan A, Plan B,…
    Un Proyecto no es algo simple, simplificado.
    Un Proyecto es algo elaborado, complejo.
    Puede permitir sobrevivir a mucha gente.
    Una idea sólo alimentará el «alma» de esa misma gente.
    Y evidentemente un Proyecto necesita un Equipo de Proyectistas.

  6. Jose Rebollo dice:

    Antonio,
    Es cierto que hablamos más rápido que innovamos.
    Pero si miramos a nuestro alrededor, los que van hacia adelante son los que añaden a su dia a dia «quantums» de innovación.
    La «Innovación» como fenómeno «evolutivo» es un hecho.
    Esos «quantums» son energía, trabajo …también ideas.
    ¿Dónde, cómo, se consiguen esos «quantums»?
    ¿Cómo, cuando deben sumarse a nuestras rutinas?
    Supongo que por eso dialogamos.
    Antonio,
    Tu hablas, en este Blog, de tus realizaciones («Análisis de casos») para que se vea que tus reflexiones virtuales acaban convirtiendose en un hecho real.
    Tu realizas Proyectos.
    Observación de José Rebollo al Análisis de Casos:
    a) Estaría bien que adjuntaras el tiempo que tardas entre el inicio de un encargo o mejor la idea germen inicial(que puede ser del cliente)para cualquiera de tus nuevos productos y el momento de implantación física en el mercado (su evolución en él como producto ya es otro cantar).
    Creo que sería muy pedagógico, porque los Proyectos requieren su tiempo, por muy veloces que pretendamos ser.
    b) Hay otro aspecto que creo que hay que reforzar en los diseños que presentas.
    ¿Cómo mueren tus productos?. No hablo solamente de para cuanta vida útil se proyectan.
    Ahora entra en vigor una disposicion de la CEE para maquinaria de cierto tamaño, coches, electrodomésticos…, que dice que el responsble del fin de un «aparato» que queda fuera de uso es del fabricante de ese «aparato».
    Es decir, cuando compras un producto en el precio va incluido el coste de su «retirada de circulación».
    Antonio,
    ¿Construyes pensando en la destrución?
    Creo que puede ser interesante que todos los productos, al comprarlos tubieran un precio de recompra garantizado, como la moneda de 1 euro que insertas en los carros de los supermercados, para asegurar de que el usuario los vuelve a ordenar, para su siguiente servicio.
    ¿Tu habías llegado a devolver cascos de botellas de cava o gaseosa?
    Era el primer trabajo remunerado de los niños. Creo que es algo que ha marcado a más de una generación.
    Para alguien que vende juguetes u otros objetos de consumo creo que no es despreciable saber cuando la gente se cansa de tu producto.
    Incluso el fin de un amor puede ser el principio de otro.
    La gente que consume objetos irá dos veces a los establecimientos, a comprarlos y a revenderlos. Esa segunda visita puede ser una gran oportunidad.
    c) Si alguien te da un objeto usado, pero usable, su recuperación a un precio adecuado, puede abaratar tus costes de fabricación del mismo objeto, o de la siguiente generación de objetos.
    Lo comenta la tesis doctoral de Alicia Valero como objetivo en un futuro escaso de materias primas («Hasta cuando podrán extraerse minerales»).

    • José,
      Los análisis de casos pretender dar una visión muy holística y global a los mismos, tanto si son de productos como de servicios, para casos en más profundidad, ver los que tenemos en la web de loop (wwww.loop-cn.com) y de CDN (www.cdn-cn.com)
      No obstante tratas un tema importante que es el tiempo empleado en los proyectos. En temas de innovación, aparentemente siempre se podría mejorar con el último estadio del arte de algo los conceptos, por lo que la tentación de no cerrar nunca un concepto es importante.
      Nosotors tenemos la disciplina de estructurar los proyectos en módulos de 3 meses y o alargarlos más; a más necesidad de tiempo, más recursos, pero siempre en 3 meses…las ideas caducan y los concpeto aplicativos pueden ser detectados en paralelo por otras personas por lo que es necesario agilizar. Para los proyectos de servicios, esto es relativamente cómodo de poder cumplir. Para los de producto, hay que tener en cuenta los tiempos «industriales» que siempre son superiores.
      Siempre tenemos en consideración la retirada de la vida útil de los productos y servicios, basicamente porque están concebidos como eco sistemas globales, desde el inicio hasta el final.
      Lo importante de recuperar conceptos antiguos, es quedarse conla esencia sin replicar el modelo anterior (al igual que ha hecho mini con el nuevo modelo), ¿que es hoy la reenta de botellas de ayer?, esa es la pregunta interesante.
      Gracias como siempre por tus comentarios

  7. Jose Rebollo dice:

    Antonio,
    Xavier Marcet nos echa una mano en su Blog, de cómo proceder respecto a «Como generar Proyectos que reactiven la economía y generen ocupación», indicando en que sentido se mueve el vector de la Innovación:
    Personas => Proyectos => Empresas
    Leelo, si no lo has hecho ya
    http://www.xaviermarcet.com/
    Todo lo que escribe Xavier Marcet me parece afiladísimo y afinadísimo.

  8. Enric Puiggalí (Màster Mataró) dice:

    En el año 2006 desarrollé mi propia empresa, SkyConsulting. Tuve que cerrarla y volví a la economía gris y a la odiosa (por mi parte) jerarquización empresarial currela-jefe, malos ratos y sigo ahí…
    No creo mucho en el concepto emprendedor interno en los tiempos que corren, el éxito debe de tener un reconocimiento que hoy en día cuesta reconocer a terceros, al menos en España (si creo en la aplicación del concepto en EUA por ej.)
    Tengo muy claro que de nuevo voy a emprender y me sigo considerando emprendedor sin experiencia, quizás me gusta más el concepto emprendedor autonomo, creas igualmente conocimiento, riqueza y desde mi punto de vista es más acusada la necesidad de encontrar nuevos oceanos azules, abrir nuevos mercados.
    Deberiamos poder disfrutar de un sistema de recuperación de emprendedores autonomos sumergidos en la economia gris.
    Un saludo!

  9. Marta Artero Prats ( máster Mataró) dice:

    Leyendo comentarios me pareció muy interesante el de Juan Caballero Márquez. La verdad es que al leer el texto pensé lo mismo que él, entre el éxito de Silicon Valley y el fracaso total hay muchas etapas intermedias. Es posible que muchos de los emprendedores actuales no lleguen al éxito que ha logrado Silicon Valley pero si que pueden llegar a una gran cima empresarial y, esto, no se puede considerar un fracaso. Necesitamos de gente emprendedora para evolucionar y, evolucionaríamos más rápidamente, si las iniciativas emprendedoras tuvieran un soporte empresarial más amplio

  10. Ester Ballana (EUM) dice:

    Tenemos un déficit de grandes empresas, y creo que el fomento de «emprendedores internos» es clave para el crecimiento y la evolución de las mismas. Aún así, la mayoría de estructuras empresariales actuales son aún demasiado rígidas para permitir «emprender desde dentro», con lo que la «emprendeduría autónoma» es por ahora el camino elegido por la mayoría.
    Excepciones aparte, como cambiar esta tendencia es la gran pregunta. Que le hace falta a una empresa para innovar/emprender? Encontrase en una situación límite? No es entonces demasiado tarde?
    Sin una respuesta clara ni un cambio evidente en el horizonte, creo que cualquier forma de emprendeduría es ya de por si un paso adelante. Además, soy también de la opinión que entre el éxito y el fracaso total hay muchos términos grises que puede que no te catapulten a la fama, pero que son capaces de crear riqueza y mantienen «el brillo en los ojos» de aquéllas personas que las han ideado, desarrollado y continúan tirando adelante con éxito.

  11. Santi Pérez (EUM) dice:

    De todo el post me gustaría comentar únicamente el tema principal de «emprender desde dentro». Creo que sinceramente es una vía muy poco explotada y como ya se dice aquí no hay ni cultura empresarial y ni las estructuras de éstas están adaptadas.
    Si las empresas fueran más flexibles y abiertas a emprender desde dentro todo el proceso sería menos doloroso y difícil para aquel que quiera dar el salto. Aunque hay que entender que la cantidad de empresas y personas que pueden aplicarlo es muy pequeña.
    Por otro lado hay que decir que se estan creando(y hay) ecosistemas en el que se favorece enormente el proceso de la emprenedoria, por el ejemplo el caso de Barcelona activa o el de muchas otras incubadoras ya sean de las universidades, o de escuelas de negocio, o de cualquier instituto público.
    Por tanto creo que emprender es cada vez mas seguro para lo que quieren y buscan esas manos, ya sea desde dentro o fuera de una empresa.
    De todas maneras no estoy nada de acuerdo en que el éxito sea una gran empresa o un gran beneficio, sino algo más personal.

  12. Eric dice:

    Estoy de acuerdo con los compañeros en comentarios, el emprendedor «interno» se debe potenciar, por que actualmente está aparcado.

    Como emprendedor que lleva poco en la «piscina», tengo que decir que no creo en la réplica de Silicon Valley (SV), no todo es cuestión de dinero.

    Para empezar, SV es lo que es porque el resto del mundo no lo es, y la réplica sin más no tiene valor (aunque pueda conseguirse algo). En segundo lugar, si hacemos un paralelísmo con el mundo del fútbol (del cual no soy un gran aficionado), España dicen que tiene la mejor liga del mundo. Y si así es, no es una cuestión de calidad o dinero, es una cuestión de vivencia diaria, de raices, de motivación, etc.

    No es que esté aplaudiendo el nivel del futbol en este país sinó que estoy haciendo referencia a que SV es así por lo que representa para esa gente, por los años de trabajo y por una cultura empresarial que aquí, de momento, queda muy lejos. Como escuché una vez decir a alguien, «la mitad de este país, aún son pastores» (digitales, de estudios, empresariales, etc.).

    Que me voy del tema y luego no se entiende, emprender sí, pero que no sirva como un índice más al que dar valor.

    Saludos, Eric.

  13. Aida El-Attar (máster Mataró) dice:

    En lo que más estoy de acuerdo con su tesis es en la necesidad de promover los emprendedores internos. Los ejemplos que ha puesto de los años 80 y 90 no son, a mi entender, extrapolables a la época actual. En aquellos tiempos, España era un país aún no desarrollado, en plena expansión a pesar de las crisis que también hubo. En este contexto, los negocios de poco valor añadido aun tenían su lugar y contribuían al crecimiento de la economía. Hoy día, sin embargo, las empresas españolas están sufriendo con mayor rigor la crisis debido a unos modelos productivos y organizativos que las hacen poco competitivas a nivel mundial. Una economía como la española debería basarse en un modelo productivo mucho más especializado, con productos de alto valor añadido y no basada en la intensificación de la producción como ha ocurrido hasta ahora. Creo que más que los emprendedores, son las empresas las herederas de los modelos de los 80 y 90. Hacen falta emprendedores internos, gente creativa y con talento que ayuden a reorientar el modelo productivo de la empresa.

  14. […] Sin duda existe sana intención y buena fe en la difusión de la cultura emprendedora, pero también hay un sinfín de lógicos intereses creados para fomentar el autoempleo, reducir el paro y dar una salida digna a las generaciones de jóvenes universitarios. Como he twiteado (@antoni_flores)  alguna vez,  el emprendedor de hoy (joven, universitario y bien formado), es el heredero del emprendedor de la crisis de los 80´s, focalizado en abrir un bar o comprarse un vehículo para convertirse en transportista; la visión entre las dos fórmulas de auto empleo definen la evolución de nuestra sociedad en los últimos 30 años (Barmans, transportistas y emprendedores) […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Situación Excellence Center Barcelona
Camí de Can Camps, 17-19. Edificio Vinson Planta Jardín C
St. Cugat del Vallés (Barcelona) ESPAÑA
Tel. +34 93 303 02 99
info@loop-cn.com
  Madrid
Alcalá, 21 - Planta 11 - Derecha
28027 Madrid - ESPAÑA
Tel. +34 91 144 11 44
info@loop-cn.com